Paradojas mercantiles/Forasteros Conceptuales

Como muchos ya sabréis, el Arte Bruto se definió a mediados del siglo pasado como esa clase de producciones que presentaban un carácter espontáneo y fuertemente imaginativo.
Pero sobre todo, aquello que lo diferenciaba de otras expresiones, era que estaba creado por personas ajenas al mundo artístico y a sus formas (incluida la formación) y por tanto, alejados de los valores culturales tradicionales.
Al fin y al cabo unas manifestaciones que, únicamente estallaban como herramienta de satisfacción ante necesidades interiores ya que provenían de niños, marginados sociales, personas con ciertos desequilibrios emocionales…ante todo, artistas que mostraban un alto grado de soledad (creativa, social, económica y mental).
Horst AdemeitHorst Ademeit, Untitled. 05-08-1993. Polaroid (Galería Susanne Zander)

Sin adentrarnos demasiado en aspectos de su historia, fue Jean Dubuffet (artista francés) quien lo concibió para describir ese arte caracterizado por el impulso íntimo y libre de las “ataduras” que tan asiduamente encorsetan el mundo cultural.
Una intuición y espontaneidad de la que muchos artistas (Gauguin, Picasso, Klee o Breton) por citar algunos, se vieron salpicados y que suponía adentrarse en un nuevo microcosmos creativo no exento de contradicciones.
La Collection de l’Art Brut en Lausanne da buena cuenta de ello, con ejemplos de unos 1000 creadores, desde 1976 no cesa en ampliar su labor con esta idea de antimuseo y de vuelta a los orígenes puros de lo que supone hacer arte.
El aspecto que llama mi atención y me hace reflexionar sobre él, surge a raíz de la súbita popularidad que está teniendo dentro del mercado del arte contemporáneo. Y es que parece ser que la demanda de ese “arte marginal” no para de ascender; provocando debates entre expertos, coleccionistas y analistas sobre si este tipo de creaciones, que surgen de aquellos que no buscan recompensa económica, tiene alguna razón para sobrevivir y navegar por estos derroteros. Ya que como se plantea, el hecho de que los autores nunca trabajen para que sus obras sean reconocidas lleva a pensar que no puedan responder a las expectativas que manda un mercado.

Type42Type 42 (Anonymous). Sergeant Deadhead. Fotografía (Galería Susanne Zander)

Citas como Frieze en Londres, la Bienal de Venecia 2013 o FIAC en París ya dan muestras de este tipo de manifestaciones y por supuesto las galerías, que no pueden mantenerse fuera de esta corriente lucrativa, se alejan de lo naïf y el folklore y se esmeran en potenciar la creatividad más que la excentricidad.
En el caso de la colección de Lausanne su responsable, Sarah Lombardi, argumenta que ni pueden ni quieren dar la espalda al mercado y por lo tanto quedarse fuera; pero en su esencia se tienden a mantener fuera de estos juegos.
¿Qué ocurre con las galerías? pues que, como en el caso de la galería Susanne Zander (Colonia) una de las máximas representantes en la actualidad de Arte Bruto o marginal, se apoyan en una cuestión de tendencias y sobre todo de éxito, que radica en lo que ahora busca la sociedad (y compradores) en el Arte. Y no es más que una respuesta a esta era digital que lo engulle todo y que por tanto, nos hace de nuevo (el eterno retorno de Nietzsche) buscar lo puro y primitivo. Sin escapar pues, a esta paradoja de que tenga que ser un mercado el que haga uso de aquello que, en teoría, surgió lejos de él.

horst AdemeitHorst Ademeit. Untitled. 06-10-1993. Polaroid (Galería Susanne Zander)

Sólo el tiempo (y ¿el mercado?), será el que pondrá en su lugar a estos artistas y a sus “recompensas” artísticas o económicas.
No obstante, discrepo de la opinión de Lombardi cuando dice que este arte tiene más dimensión espiritual que el arte contemporáneo en general, empleando el término de Roberta Smith (crítica del New York Times) estos Forasteros Conceptuales son “artistas que trabajan obsesivamente en un medio determinado, creando un mundo artístico propio”.
Algo que para mí en el fondo (en diversos períodos de sus etapas creativas) lo son todos los artistas, muchas veces adscritos a la soledad que impone la esencia del Arte y lo absorbente de su creación.

*Horst Ademeit: su obra consiste en miles de fotografías Polaroid y cientos de textos con los que documentó obsesivamente sus alrededores, creando para muchos un Universo secreto. Hay notas sobre olores, sonidos, características atmosféricas, radiación invisible, estados anímicos, etc.

*Type 42: el nombre está en relación al tipo de película utilizada en su trabajo. Son fotografías con actrices que flotan sobre un fondo oscuro con énfasis hacia la ciencia ficción.

Diana Guijarro

estrella1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: