Por qué me gustan los museos ♥

Este fin de semana se celebra en todo el mundo el DIM (Día Internacional de los Museos), y sobre ellos se pueden decir tantas cosas….pero esta vez vamos a dejar de lado aspectos técnicos como la accesibilidad, la gestión, la comunicación o temas en alza como las redes sociales, la didáctica y un largo etc para irnos a la esencia, es decir, lo que para mí representan los museos.

Llegué a esta conclusión hace unos días, cuando te encuentras con personas “especiales” de esas que tras una charla te marcan y hacen despertar en tí lo creativo que crees llevar dentro. Y junto a empujoncitos varios, como por ejemplo los que te dan lecturas llenas de encanto (el último libro que te presta tu hermano) y que te hacen, sin darte cuenta, pasear con el alma por el mismísimo Museo del Prado…hacen que te entren ganas de escribir un post de lo más personal que hayas hecho.

Fue durante una de esas noches inmersa en la lectura cuando comprendí que para mí los museos son algo mágico, cajas o contenedores de Historia viva, relatos con argumentos y finales variados en los que cada cual escribe su “cuento”. Cubos Blancos (como nos explicaron) abiertos a que muchos dejen su huella y sus impresiones.

Para catalogarte como “friki museística” (bonito eslogan para una camiseta) supongo que uno de los principales requisitos, por ejemplo, es hacer acopio de información de todos los museos y centros de arte que quieres visitar cuando vas a otra ciudad, hasta el punto de casi olvidar al lugar que vas y sólo pensar en cuadrar horarios para llegar a todos.

Cada uno de ellos es una parcela de cultura, porque para mí no hay mejor placer que el de “perderse” por uno de ellos…bueno si, el de perderse con compañía y sobre todo de quienes no son asiduos a ellos y observar sus sensaciones (todavía recuerdo mi primera visita a la Tate Modern con dos amigas que, disfrutando como enanas, no había quien las sacase de allí). No hay nada más bonito que conseguir mirar el arte dejándo las formalidades de lado y evitando eso que a veces tanto odio de Entender.

Maravillarse es una de las sensaciones más puras, sólo hay que permitir sentirla y participar del espectáculo, que algo te transmita y no saber el por qué.

Hay algo especial en los Museos, supongo que es la serenidad que me transmiten, entrar en un espacio donde parece que el mundo exterior se paraliza y se congela, y tú sólo comienzas tu viaje intentando memorizar imágenes y a veces no pudiendo apartar la mirada de obras (que son lo más parecido que he sentido al amor a primera vista) y emocionarte.

Esto sólo se consigue cuando te quitas las capas de formación, eliminas lo material y te dejas enseñar…no por ningún libro, sino por tus propios ojos y aprender a Ver cuando miras.

Por eso animo a todo el mundo a que se deje maravillar y como niños entren en los museos (porque nunca se sale igual; aunque se repita). Como dijo Paul Klee: “el arte no reproduce lo visible, hace visible”. Sólo queda que tú lo quieras ver.

Feliz DIM 2013

Aquí una joyita…The Kills versionando al gran Gainsbourg con I call it Art

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: