Arte por correo>>>

El arte es movimiento. Porque es reflejo de la sociedad que lo crea, lo transforma y le da sentido y razón de ser. Siempre, en sus múltiples facetas responde a las necesidades que el ser humano le quiere implicar (ya sea de forma explícita o sutil) ya sean políticas, religiosas, personales o simplemente estéticas.

Y el receptor siempre está ahí, presente, observando y lo más importante: participando. Estos días se puede visitar, hasta el próximo 5 de mayo, en el Espace Culturel Louis Vuitton la exposición “Correspondances”. En ella se aborda uno de los aspectos (para mí) más interesantes del arte del S. XX, el arte postal o si se quiere el mail art.

Durante los años 1950-1970 floreció una tendencia de la mano de la figura de Ray Johnson, precedente claro del arte interactivo, que consistió en enviar por correo pequeños collages, imágenes y textos de arte conceptual a sus amigos; con la idea de “copia, añade y devuelve”. La carta contiene mensaje pero a la vez es una obra de arte sobre la que se podrían realizar muchas variaciones, incluso existiendo la figura del intermediario, que actuaba si se quiere como un mirón de todo el proceso.

Johnson creó la Escuela de Arte por Correspondencia de Nueva York, dando voz a otros artistas que vieron en este nuevo enfoque artístico un canal para la experimentación y reinterpretar tanto el concepto de tiempo y espacio en el proceso creativo.

El arte se sale de lo tradicional, en un momento histórico que requiere de respuesta, de cambio y de distanciamiento de las instituciones. Y por tanto, no sólo modifican el mercado del arte sino también los lugares de exposición y lo que se entiende por “creador” de la obra.  Ahora nos encontramos con una red, donde participan artistas, amigos, desconocidos y se busca ante todo la comunicación y la capacidad de respuesta del interlocutor.

Este nuevo canal de comunicación, que implica a muchos, se desarrolló casi al mismo tiempo que las instalaciones y las performances cobraban fuerza, involucrando al receptor en la iniciativa y la acción artística. No olvidemos las relaciones de Johnson con el grupo Fluxus (colaboró con ellos aunque nunca perteneció al grupo)y sus reuniones en las que no pasaba nada, encuentros que Ray llamó “Nothings” en contraposición a los Happenings de los artistas Fluxus.

La historia de este padre del arte postal, conocido como “el más famoso artista desconocido en Nueva York” y que no fue muy amigo de mostrar su trabajo, se oscurece en su misteriosa muerte y solitaria existencia.

Sus trabajos pueden disfrutarse junto con los de otros artistas tales como Eleanor Antin, Walead Beshty, Stephen Antonakos, Alighiero Boetti, Kurt Ryslavy, Danh Vo, Eugenio Dittborn, Jan Dibbets, Vittorio Santoro, el escultor Guillaume Leblon y la cineasta Clarisse Hahn.

raybotascoche


Imágenes de Eleanor Antin y Ray Johnson.

Más información sobre la exposición en:

http://www.louisvuitton-espaceculturel.com/index_FR.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: